DÍA DEL PERIODISTA – 7 DE JUNIO

¿Todo periodismo es investigación?

Por Sergio Carreras | Periodista de investigación argentino | Lic. en Comunicación Social | Profesor de periodismo | Estudiante de Antropología

Está tan bastardeada la palabra investigación en los propios medios que deberían dedicarse a investigar, que a veces caemos rendidos ante perogrullos devastadores, como el que dice que todo el periodismo es periodismo de investigación, porque todos los periodistas deben investigar para hacer cualquier nota. Ya sea el precio de los huevos, el precio de las entradas para Arjona o el precio de un magistrado en nuestros sacrosantos poderes judiciales. ¡Todo es investigación! ¿Todo? En realidad, querida señora, querido doctor, el 90 por ciento de lo que los medios venden como investigación es un licuado espeso y agrio, que no sé usted, pero yo no me lo tomaría. Se confunde denuncismo con investigación, el uso desmesurado de cámaras ocultas con investigación, el declaracionismo masivo con investigación, los “informes especiales” (¿qué habrá querido decir esta aberración en sus principios?) con investigación, publicar causas judiciales o averiguaciones policiales con investigación. Pero, ¿qué diablos es entonces el periodismo de investigación? Bueno, acá tenemos varios caminos. Pero yo, que soy animal de costumbres, siempre tomo el mismo. Podemos pasarle entonces el brazo sobre el hombro a Verbistky y pensar que el periodismo es algo que alguien no quiere se sepa, y ahí el torno investigativo funciona que es una maravilla. El periodismo de investigación es conflicto, es sangre, es semen, es corrupción política, es estafa empresaria, es avivadas, es peligro para la salud, es ineptitud, es comodidad ajena. Es todo lo que queríamos perseguir cuando quisimos ser periodistas. O al menos cuando yo quise ser periodista. El periodismo de investigación es un cuchillo, a veces un martillo, a veces un destornillador, siempre una lupa, un microscopio, un nomenclador, una brújula, una luz ultravioleta. Es un género periodístico, es un perseguidor de hipótesis, es la mano que tira del hilo de Teseo. Sin el periodismo de investigación el periodismo es una práctica eunuca, atontada por sensaciones de inseguridad, por luises migueles, por rumores incomprobables, por el reino aturdidor de la opinología. El periodismo de investigación es el que permanentemente está poniendo a prueba la elasticidad de los límites de la libertad de expresión en cualquier sociedad. Crece en la crítica, en el enfrentamiento, en la oposición a los poderes. A todos los poderes. Sus límites siempre están claros: tiene limitaciones políticas (es molesto), económicas (es más caro), editoriales (“eso acá no lo decimos”) y profesionales (“eso así no se hace”). Uno sale a la calle armado con su libreta y piensa que lapicera es el modesto punto de apoyo que se necesita para mover el mundo. El mundo, pocas veces se mueve. Pero es tan encantador seguirlo intentando.

Posted under: Sin categoría

Comments are closed.