DÍA DEL PERIODISTA – 7 DE JUNIO

Periodismo, ¿donde estás?

Por Martín Notarfrancesco | Periodista | Egresado de la Escuela de Ciencias de la Información en 2008

Mariano Moreno, Juan José Castelli y Manuel Belgrano formaban parte de la plantilla de redactores. Corría 1810. Nos dicen que el séptimo día de aquel junio salió a la calle el primer ejemplar y por eso celebramos el día del periodista en esa fecha.

Cabe esta introducción para saber de qué hablamos cuando hablamos de nuestro día. Nunca dejemos de lado en esos nombres y esa fecha.

Soy de los que cree que por estos tiempos vivimos una etapa de crisis en el periodismo. Y como toda crisis, sería saludable analizar sus causas y buscarle la vuelta. Toda crisis, siempre es un marco de oportunidad.

Buena parte de quienes pasamos por la Escuela de Ciencias de la Información nos topamos en esas aulas y pasillos por la pasión periodística que irradian los textos de tipos como Walsh, Gelman, Garcia Marquez, Kapuscinsky o Jon Lee Anderson. Para algunos, aquello fue una marca. Una manera de entender al periodismo.

Quizá nunca tuvimos elementos suficientes para definirlos, pero esa mezcla de bohemia compromiso con la época, el dato preciso y la idea de cultivar las propias “fuentes” nos convocaba. Era una senda que invitaba a ser caminada, que movilizaba a definirnos por ese oficio, “el mas hermoso del mundo”.

Cuando buceábamos en las experiencias más recordadas, se nos mencionó las grandes redacciones como los espacios de aprendizaje supremos. Ahí encontraríamos un ambiente vertiginoso, lleno de humo y las sillas de los escritorios ocupadas por grandes maestros que trasmitían el oficio a los más pibes.

Algunos se lamentan y otros lo celebra, pero aquel periodismo se ha extinguido. Como casi todo, la lógica predominante en el mundo, se impuso también en nuestro oficio. Hoy las redacciones se asemejan mas a una empresa de producción en serie de noticias que aquel recuerdo artesanal de la máquina de escribir. De los tiempos pausados. Del chequeo minucioso de la información.

Y en este punto también encontramos una paradoja de nuestra época. Nunca antes tuvimos tantos recursos para publicar. Para contactar personas. Para encontrar historias. Para registrarlas. Sin embargo, cuesta encontrar experiencias periodísticas verdaderamente nuevas. Que rompan con los moldes, que creen.

Siempre recuerdo el relato de Ignacio Ramonet, que al repasar el Mayo Francés describe cómo las estructuras periodísticas del momento les impedían acompañar aquellas transformaciones. De allí el surgimiento de Le Monde, experiencia inedita, que involucraba en sus decisiones a dueños, periodistas y lectores.

Pienso que por esas diagonales marcha el desafío de los nuestros. De los nuevos periodistas que elegimos este oficio motivados por una realidad que ya no existe, pero que nos sigue entusiasmando.

A 202 años de aquella Gaceta de Buenos Ayres, vale preguntarnos si las actuales estructuras y mecanismos consagrados para ejercer el periodismo siguen siendo útiles para narrar nuestro tiempo. Al menos preguntarnos, Periodismo, ¿dónde estas?…

 

Posted under: Sin categoría

Comments are closed.