DÍA DEL PERIODISTA – 7 DE JUNIO

Oscar “Cacho” Garat

Por María Inés Loyola | Docente Cátedra Taller de Lenguaje I y Producción Gráfica

No seríamos justos si en este año tan especial para nuestra Escuela no hiciéramos un alto para recordar a Oscar “Chacho” Garat. Fue Profesor Titular de la Cátedra de Periodismo I, maestro de periodistas, gremialista y director de la Escuela de Ciencias de la Información. Murió en un accidente en el verano de 1994. Todavía le quedaba mucho por hacer, y a nosotros mucho por aprender de él.

En 1990 fue elegido director de nuestra Escuela. A pesar de contar con los consejeros suficientes para que la votación se realizara a través de Consejo Consultivo, Garat insistió en ratificar dicha elección mediante un llamado a votación general de todos los claustros en el que fue nuevamente elegido por amplísima mayoría. Allí nuestra escuela comenzó un camino en la elección directa de sus autoridades que ya no abandonaría más (sólo se interrumpió brevemente durante dos gestiones) y que luego sería ejemplo en la Universidad toda.

Ese mes de enero de 1994 fue doblemente fatídico. A la tragedia que se llevó para siempre a “Cacho” Garat se le sumó la muerte de otro maestro, Alfredo Paiva. Nuevamente quedamos huérfanos en un momento clave en la historia de nuestra institución.

Durante la gestión de Garat en la Escuela de Ciencias de la Información se comenzó a gestar el Plan de Estudios 93, que reemplazaría al elaborado durante la dictadura militar, y que fue pensado con una fuerte impronta profesional en sus orientaciones y con una importante base de cultura general en los primeros años.

No pudo estar en su puesta en marcha. En marzo de 1994, quienes compartíamos su espacio de cátedra debimos comenzar el Taller de Lenguaje I y Producción Gráfica sin su presencia. Sin embargo no nos sentíamos solos. Nos había dejado un modo de consensuar y compartir saberes, y una mirada amplia para comprender el periodismo con todas las aristas que lo contienen y también lo determinan.

Su espacio de enseñanza era amplio e incluía problemáticas que hacían a la profesión, a su ejercicio en el contexto de la época y a las implicancias de la dominación cultural expuestas en la concentración de la información desde los países más poderosos a los más pobres o en desarrollo. Su preocupación, en los albores del neoliberalismo, fue poder plantear en los contenidos que se enseñaban, no sólo la estructura de la noticia sino el avance en la concentración de la información, que se manifestaba claramente en aquel momento en las agencias internacionales de noticias. Es decir, procuraba un acceso al conocimiento de la información sin límites, incluyendo también la situación laboral y profesional de los periodistas, en Argentina y el mundo.

Esa preocupación sobre el modo en que se ejercía la práctica profesional vinculaba su actividad académica con su posición ideológica y su actividad gremial. Recordamos que la recuperación del gremio de prensa, en 1984, lo ubicó como el primer Secretario General de un espacio sindical unificado que había sido mutilado, como muchos otros, por la dictadura militar.

Socialista, defensor de los derechos humanos, comprometido con la verdad, la ética, y las reivindicaciones sociales. Maestro.

Desde muy joven se dedicó al periodismo hasta llegar a la secretaría de redacción de La Voz del Interior. “Cacho” Garat dejó muchas cosas entre quienes lo conocimos y aprendimos junto a él: su vocación democrática irrenunciable, el apego a las decisiones de las mayorías, su visión apasionada de la profesión y un modo de enseñar que sin dejar de lado la teoría se encontraba siempre vinculado a la práctica.

 

Posted under: Sin categoría

Comments are closed.